Mis favoritos

Mi guía de Tokio

¿Ves algo interesante? Clica en el botón del corazón para añadir una pág. de este sitio a Mis favoritos

Inicio del texto principal

Updated: April 2, 2018

Dulce nostalgia – un barrio retro rebosante de encanto

A solo unas pocas estaciones de Ueno, al noreste de Tokio, visitar Shibamata es como viajar al pasado. Enfrente de la estación te encontrarás cara a cara con una estatua de bronce de “Tora-san”, el adorable vagabundo que protagonizó 48 películas y que en la ficción era oriundo de aquí. La calle principal, donde se suceden nostálgicas tiendas de dulces y restaurantes, lleva al Templo Taishakuten, con imponentes puertas de madera y espectaculares tallas citadas del cuento del Sutra del loto. Detrás del templo, en las tranquilas calles descubrirás museos interesantes, casas de baños y la casa de un gran industrial donde podrás hacer un alto en el camino y tomarte un té.

Cómo llegar

Accede a esta zona desde la estación Shibamata en la línea Keisei Kanamachi.

Desde el Aeropuerto de Haneda: 1h 20 min en tren.
Desde el Aeropuerto de Narita: 1h 30 min en tren.
Desde la estación Shinjuku: Toma la línea JR Yamanote hasta la estación Nippori y haz transbordo a la línea Keisei Mainline y baja en la estación Takasago. Haz transbordo a la línea Keisei Kanamachi y baja en la estación Shibamata. Duración del trayecto: 65 min.
Desde la estación Tokyo: Toma la línea JR Yamanote hasta la estación Nishi-nippori, haz transbordo a la línea Chiyoda de Tokyo Metro y baja en la estación Kanamachi. Haz transbordo a la línea Keisei Kanamachi y baja en la estación Shibamata. Duración del trayecto: 55 min.

Una ciudad con templos para disfrutar

La calle Shibamata Sando, que es la calle principal y está llena de tiendas tradicionales que venden galletas de arroz tostadas de gran aroma y dulces dango elaborados con harina de arroz, te llevará directamente a la gran puerta del Templo Taishakuten. Desde la puerta Niten-mon de madera tallada, el inmenso complejo que forma el templo está dominado por un anciano pino gigantesco. Merece la pena pagar la entrada para ver las intrincadas tallas que cubren gran parte del templo principal y que describen ”el Sutra del loto”. La entrada incluye la admisión a los adorables jardines interiores.

El hijo predilecto de Shibamata

Tora-san, un embaucador desafortunado siempre en el amor, fue un famoso personaje en Japón, y la serie de 48 películas, conocidas como “Otoko wa Tsurai Yo”, o “Es duro ser un hombre”, proyectadas entre 1969 y 1995, mostraron todo el país como escenario. Después de cada aventura, Tora-san retornaba a su ciudad natal, Shibamata, y a la tienda familiar de dulces dango. Quizá no conozcas las películas, pero en el Museo Katsushika Shibamata Tora-san se presentan elementos fascinantes de la historia de esta tradicional zona de clase trabajadora y del proceso de producción de las películas, con dioramas y una miniatura finamente elaborada de la ciudad, tal como era en la década de 1960.

Tómate el tiempo de tomarte un té

Justo detrás del Templo Taishakuten y a pocos pasos del museo de Tora-san, se encuentra Yamamoto-Tei, la bonita casa de un mercader donde se mezcla la arquitectura clásica japonesa de la década de 1920 con la arquitectura europea y donde podrás tomarte un té con vistas al jardín. En la colina situada delante de la casa encontrarás un inmenso parque con vistas al río Edo que separa Tokio de Chiba. Durante el fin de semana los equipos de béisbol locales practican aquí, mientras las familias disfrutan de un picnic y los animan. Baja paseando hasta la orilla y podrás montar en un Yagiri-no-Watashi, una embarcación tradicional de madera para cruzar el río, impulsada por un remero.

Sumérgete en la atmósfera

Con sus amistosos residentes, la arquitectura retro y un ritmo más lento, el barrio se convierte en el lugar perfecto para escapar del estrés de la vida en la ciudad. Los edificios antiguos están renaciendo como sencillos y estilizados hostales y cafés, y las tradicionales fuentes termales y baños públicos de la zona son nuevamente apreciados por quienes buscan experiencias auténticas. Para un verdadero viaje por los senderos de la memoria, Shibamata Haikara Yokocho es un encantador laberinto de máquinas de pinball de estilo retro, y dulces y chucherías de antaño. Compra postales de estrellas del béisbol y cantantes de los años 1960 o pon a prueba tu habilidad con juegos al estilo de las barracas de feria. En verano, vístete con un yukata de algodón para ver los fuegos artificiales en el río, y te sentirás como un extra en una de las muchas películas de Tora-san.

Palabras clave

Atractivos cercanos