Mis favoritos

Mi guía de Tokio

¿Ves algo interesante? Clica en el botón del corazón para añadir una pág. de este sitio a Mis favoritos

Inicio del texto principal

Updated: April 2, 2018

La tradición japonesa se une al chic francés

Este pequeño y distinguido vecindario cerca de Shinjuku fue en su día un animado distrito geisha. Ahora, con calles empedradas, tiendas chic, escuelas francesas y restaurantes franceses, Kagurazaka es bien conocido como el pequeño París de Tokio. Si paseas por las tranquilas callejuelas todavía podrás encontrar restos de la herencia geisha del barrio: elegantes restaurantes ryotei tradicionales y tiendas de kimono entre modernos restaurantes con estrellas Michelin y galerías minimalistas. Si tienes suerte, quizá puedas ver alguna de las pocas geisha que quedan de camino a su cita. Kagurazaka es ahora un lugar relajante donde puedes explorar tranquilamente la mezcla de santuarios, cafés y elegantes nuevos comercios.

Cómo llegar

Accede a esta área desde la estación Kagurazaka en la línea Tozai de Tokyo Metro.

Desde el Aeropuerto de Haneda: 65 min en tren.
Desde el Aeropuerto de Narita: 1h 55 min en tren.
Desde la estación Shinjuku: Toma la línea JR Yamanote dirección Takadanobaba y haz transbordo a la línea Tozai de Tokyo Metro dirección a la estación Kagurazaka. Duración del trayecto: 20 min.
Desde la estación Tokyo: Toma la línea Marunouchi de Tokyo Metro dirección Otemachi y haz transbordo a la línea Tozai dirección a la estación Kagurazaka. Duración del trayecto: 30 min.

Adora lo nuevo y lo antiguo

Hacia el centro de la calle principal, el Templo Zenkokuji de rojo intenso ha sido un símbolo del barrio desde el siglo XVIII. Está dedicado a Bishamonten, una deidad que cumple los deseos, y es un buen lugar para que empieces tu excursión y pidas el deseo de hacer buenas compras. Un poco más arriba en la colina, el arquitecto Kengo Kuma ha diseñado una contemporánea y cariñosa restauración del Santuario Akagi-jinja utilizando cristal y materiales naturales. En el recinto también encontrarás un moderno restaurante italiano, así que definitivamente no se trata del típico santuario sintoísta.

Tómate el tiempo de perderte

Las estrechas callejuelas de Kagurazaka recuerdan su pasado como distrito de ocio. Los restaurantes tradicionales de alta categoría, llamados ryotei, están señalizados con discretos letreros y tradicionales cortinas noren japonesas. Casi puedes oír el repiqueteo de las sandalias de madera de una geisha que se apresura a su cita. Kakurenbo Yokocho y el pasaje Hyogo Yokocho conservan la atmósfera del periodo Edo (1603-1867) con calles empedradas y muros de madera negra lacada. Aunque los muros solían esconder las casas de grandes samurái, ahora es más probable que encuentres restaurantes de moda y elegantes apartamentos.

Sitios gourmet secretos y compras con estilo

Los fines de semana la calle principal de Kagurazaka está cerrada al tráfico; es decir que puedes pasear la zona desde la estación Iidabashi al Santuario Akagi-jinja. Haz alguna parada en los cafés y tiendas selectas que encuentres en tu camino. En un día soleado, en el Canal Cafe podrás fácilmente olvidar que estás en Japón; pero en primavera los cerezos en flor lo delatan.

Encontrarás restaurantes kaiseki con estrellas Michelin, pastelerías francesas e informales pizzerías italianas escondidas en las calles secundarias. Compra aquí telas de kimono, cosméticos tradicionales y cerámica hecha a mano, y escarba en busca de discos de vinilo poco comunes.

Atractivos cercanos