Mis favoritos

Mi guía de Tokio

¿Ves algo interesante? Clica en el botón del corazón para añadir una pág. de este sitio a Mis favoritos

Inicio del texto principal

Updated: April 2, 2018

La artesanía tradicional convive con la fuerza bruta en un barrio lleno de tradición a orillas del río

Asentado al lado del río Sumida, Ryogoku, además de diminutos talleres que manufacturan productos artesanales, alberga también establos de sumo –los centros de entrenamiento de los corpulentos luchadores. El estadio Ryogoku Kokugikan, el hogar del deporte nacional de Japón, está situado cerca de la estación. Si tu viaje a Japón coincide con alguno de los tres torneos anuales que se celebran aquí, podrás ser testigo directo de la increíble fuerza de los enormes rikishi acompañados del son de tambores y de banderines ondeando. Ryogoku está lleno del espíritu del periodo Edo (1603-1867) y, en alguno de los tantos museos que encontrarás aquí, podrás experimentar y explorar este periodo de dramático cambio cultural.

Ideas y sugerencias

  • Encontrarse con algún luchador enorme haciendo su vida diaria
  • Profundizar en el periodo Edo de Japón en alguno de los museos de la zona
  • Visitar talleres de jóvenes artistas que fabrican artesanía tradicional

Cómo llegar

La estación de Ryogoku está en la línea JR Sobu y la línea Toei Oedo.

Desde el Aeropuerto de Haneda: 55 min en tren.
Desde el Aeropuerto de Narita: 90 min en tren.
Desde la estación Shinjuku: 22 min en la línea JR Sobu hasta la estación Ryogoku.
Desde la estación Tokyo: Toma la línea JR Yamanote hasta la estación Akihabara y haz transbordo a la línea JR Sobu hasta la estación Ryogoku. Duración del trayecto: Aprox.16 min.

Luchadores de sumo en su hábitat natural

El sumo es el deporte nacional del Japón. Se remonta más de 1.500 años, y tiene sus raíces firmemente plantadas en el área de Ryogoku. Se celebran varios torneos al año en todo Japón, de los cuales tres tienen lugar en el estadio Kokugikan de Ryogoku. Con o sin torneo, el espíritu del sumo está vivo durante todo el año. Con tantos establos de entrenamiento por esta zona, existen muchas probabilidades de que tropieces literalmente con algún luchador que esté por el barrio. Algunos establos permiten la entrada para ver el entreno matinal –bajo estrictas condiciones, y además necesitas asegurarte bien. Para probar la auténtica comida del sumo, acércate a alguno de los restaurantes locales y pide chanko-nabe –un sustancioso cocido con carne y verduras que se sirve hirviendo y que es el favorito de los luchadores.

Vive Edo de cerca

El periodo Edo fue un tiempo de gran desarrollo económico y cultural en Japón. Conoce un poco cómo era la vida de entonces visitando algunos de los museos en Ryogoku dedicados a este periodo. El Museo Edo-Tokyo es una réplica de un pueblo de Edo por la que puedes deambular y apreciar el aspecto y los sonidos de ese periodo. Dividido en dos zonas –la zona Edo y la zona Tokio– el museo te ofrece la oportunidad de vivir el desarrollo de Tokio de primera mano. Si te apetece sumergirte en las obras artísticas de esos tiempos, acércate al Museo Sumida Hokusai, con una colección de obras de Hokusai, maestro de ukiyo-e y popular artista del periodo Edo. Para conocer un poco más la cultura, desenvaina tu curiosidad y visita el Museo de la Espada Japonesa y su colección de tesoros nacionales, o déjate envolver por el arte japonés por excelencia con una visita al Museo del Origami de Tokio.

Cruza el río para llegar al hervidero de la artesanía tradicional

Al otro lado del río Sumida desde Ryogoku, Asakusabashi es un barrio de artesanos y manufactureros con pequeños talleres que producen una gran variedad de productos originales utilizando madera, vidrio, piel y otros materiales. Esta área ha visto recientemente un aumento significativo de jóvenes artistas que están dando nueva vida a las viejas técnicas. Además de pasear por las calles buscando estos talleres, también puedes aprender la historia de la artesanía japonesa visitando el Museo de la Paulonia –una fábrica y tienda de muebles antiguos fabricados con madera de paulonia– el Museo de Fuegos Artificiales de Ryogoku que muestra un amplio abanico de fuegos artificiales tradicionales y clásicos pósteres de eventos, o el Sumida Edo Kirikokan, donde podrás participar en un tour por la fábrica de vidrio e incluso crear tu propia y singular obra de cristal tallado Edo kiriko. Los tours son solo en japonés, así que necesitarás buscarte un intérprete.

Palabras clave

Atractivos cercanos