Mis favoritos

Mi guía de Tokio

¿Ves algo interesante? Clica en el botón del corazón para añadir una pág. de este sitio a Mis favoritos

Inicio del texto principal

Updated: April 2, 2018

Tokio, ciudad activa para quienes empiezan de buena mañana

Ya sea porque eres un madrugador innato o simplemente porque tienes jetlag, en Tokio te esperan unas experiencias incomparables. La madrugada es una hora excelente para descubrir barrios y lugares famosos en los momentos de mayor silencio, pero también para presenciar cómo empiezan la rutina diaria en algunas de las instituciones culturales más importantes.

Tómate un desayuno sibarita

Ningún otro lugar de Japón ofrece la variedad de opciones para desayunar que tiene Tokio, y además, ¿cómo vas a perderte la comida más importante del día con tantos lugares que quieres visitar? Date un gusto con los cremosos huevos a la benedictina del acertadamente llamado Eggcellent en Roppongi Hills, o un festín con los definitivos panqueques de ricotta con vistas en Bill’s Omotesando, en la 7ª planta de Tokyu Plaza. Se aconseja hacer reserva en estos sitios tan populares; y si prefieres no pararte para comer, compra alguna barra de pan o pasta recién sacada del horno en Boul’ange o en Le Pain Quotidien, importado de Bélgica. Otra opción es el mercado de Toyosu. Tras presenciar las subastas de atún podrá disfrutar de un desayuno con el sushi más fresco que jamás pueda probar.

Mira el entrenamiento de los luchadores de sumo

Si no estás en Japón cuando se celebran los tan esperados grandes torneos de sumo, entonces, ir a ver una sesión de entrenamiento es también una experiencia muy gratificante. La mayoría de los establos de sumo se encuentran en las proximidades del salón de sumo Ryogoku Kokugikan de Tokio, y el horario diario de los luchadores empieza temprano. Otra opción son los establos Arashio Beya en Nihombashi. Recuerda que debes hablar bajo y apagar los dispositivos electrónicos que puedan causar molestias.

Disfruta de la calma

En una ciudad densamente poblada con más de 9 millones de personas, puede parecer imposible encontrar un momento para ti, pero algunos de los populares lugares sagrados de Tokio que abren al público las 24 horas, como el Santuario Meiji Jingu o el Templo Sensoji, son perfectos para un paseo matinal en solitario. También puedes unirte a los apasionados corredores que recorren el circuito alrededor del foso del Palacio Imperial o los caminos del frondoso Parque Yoyogi. Para un modo más contemplativo de empezar el día, participa en alguna sesión gratuita de meditación zazen en el Templo Rinsen-ji en el distrito de Bunkyo, pero es mejor que preguntes primero donde te alojas para informarte.

Remójate en un sento

Prepara los pies y los doloridos músculos para explorar la gran ciudad y experimenta el pasatiempo favorito de los japoneses: remojarse en un sento, o baño público. La mayoría de los establecimientos abren por la tarde hasta tarde por la noche, pero algunos abren hasta media mañana. Uno de estos es Yu, The Spa (Tsubame Yu), designado como propiedad cultural importante y que conserva el ambiente de tiempos pasados. Recuerda llevar tus toallas y jabón si no quieres comprarlos. Para los que buscan opciones más lujosas y grandes, Oedo Onsen Monogatari (donde también puedes alojarte) y Tokyo Dome Natural Hot Springs Spa LaQua ofrecen una gran cantidad de tratamientos spa y diferentes baños.

INICIO > Crónicas & Guías > Tokio para los madrugadores