Mis favoritos

Mi guía de Tokio

¿Ves algo interesante? Clica en el botón del corazón para añadir una pág. de este sitio a Mis favoritos

Inicio del texto principal

Updated: February 25, 2021

Para evitar la propagación del coronavirus (COVID-19), pueden producirse cambios en los horarios y fechas de apertura de establecimientos e instalaciones en Tokio. Asimismo, algunos eventos pueden ser cancelados o aplazados. Visita el sitio web oficial de los establecimientos/instalaciones o eventos para conocer las últimas actualizaciones e información.

Aprende sobre el budismo alojándote en templos

Japón es famoso por sus preciosos templos y santuarios –unos grandes y ornamentados y otros pequeños y humildes– pero a menudo, los visitantes solo les echan un vistazo de pasada. Un sitio donde los sacerdotes llevan túnicas con las que no estamos familiarizados y cantan sutras u oraciones puede parecer difícil de entender. Sin embargo, hay un excelente modo de familiarizarse con estos lugares sagrados: con la singular experiencia de alojarse en un shukubo.
Los shukubo son alojamientos en templos y santuarios que originalmente eran utilizados por los pelegrinos de camino a lugares sagrados. Recientemente, muchos de ellos dan también la bienvenida a los visitantes, permitiéndote conocer cómo es la vida en estos lugares espirituales. Quizás puedas probar alguna práctica budista, como por ejemplo la meditación bajo una cascada, donde puedes purificar el cuerpo y la mente de pie bajo una cascada de agua helada, o el shakyo, la copia de sutras budistas a mano. El interior de este tipo de alojamiento suele ser tradicional japonés, con suelos de tatami, futon e instalaciones de baño compartidas. Los templos, en particular, suelen servir comidas vegetarianas a base de ingredientes sencillos y sanos.
Cuando se piensa en una estancia en algún templo, quizá el primer lugar que nos viene a la cabeza es Koyasan, en las montañas de la prefectura de Wakayama, pero ¡incluso en Tokio se puede experimentar un shukubo!

Sugerencias

  • Lleva ropa cómoda para poder sentarte de piernas cruzadas en el suelo.
  • Las amenidades suelen ser más básicas que las que te proporcionan los hoteles, así que lleva contigo aquello que necesites para estar cómodo, y si te alojas en los meses más fríos llévate también una capa extra de ropa.
  • Infórmate de antemano sobre las experiencias disponibles en el shukubo –algunas ofrecen meditación y otras actividades a media tarde, en las cuales puedes participar si llegas a tiempo.
  • La cena y el desayuno en los templos suelen servirse en horarios fijos, así que tenlo en cuenta cuando planees tu viaje, y llévate tentempiés si piensas que tendrás hambre.

Shukubo Seizan-so, en Ome

Seizan-so se esconde en las montañas del Parque Nacional Chichibu-Tama-Kai, en la zona occidental de Tokio. Para el ascenso final se monta en funicular. Este es uno de los shukubo que se encuentran a lo largo del camino de acceso al Santuario Musashi Mitake. Este santuario lleva siglos atrayendo a pelegrinos y sigue siendo un lugar popular tanto entre los devotos como entre los turistas. Seizan-so disfruta de una ubicación espectacular cerca de muchos senderos de montaña, y el propio edificio –coronado con un tejado de paja– es un ejemplo excelente de la arquitectura tradicional japonesa. Aquí podrás disfrutar de un plan de meditación bajo una cascada, e incluso un plan de ayuno sin comidas. Para la meditación en cascada te dirigirás a la Cascada de Ayahiro o a la Cascada de Nanayo, dependiendo de la estación del año. Recuerda de llevar zapatos cómodos y una toalla. Después del desayuno o la cena, podrás participar en ejercicios de respiración y meditación, seguidos de una sesión curativa con una esfera de cristal para reajustar el cuerpo y el alma. Por la noche, puedes disfrutar de un espectáculo de sho (un instrumento de viento hecho con bambú). Se dice que produce un sonido que tranquiliza el alma.

Shukubo Seizan-so
43 Mitakesan, Ome, Tokio

Shukubo Kaminoya Sanraku-so, en Ome

Kaminoya Sanraku-so es un shukubo gestionado por el kannushi (el sumo sacerdote) del Santuario Musashi Mitake. También funciona como ryokan (hotel tradicional), así que puedes elegir entre solo alojarte y relajarte, o experimentar actividades del santuario. Si te interesa la segunda opción, puedes sumarte a las oraciones a primera hora de la mañana a cargo de un sacerdote sintoísta de 18ª generación, y recibir una tarjeta de oración a color escrita a mano con enseñanzas filosóficas. En el Santuario Musashi Mitake, la gente reza por muchas razones, desde para la prosperidad del negocio y la seguridad en la carretera, hasta para una rápida recuperación después de alguna enfermedad. Las excursiones para la meditación bajo una cascada suelen salir temprano, hacia las 5 de la madrugada. Puedes alquilar la vestimenta que llevarás bajo la cascada: un taparrabos para los hombres o un kimono para las mujeres. Para aquellos que buscan un poco de lujo se preparan suntuosas comidas con una gran variedad de platos a base de ingredientes naturales y verduras orgánicas procedentes directamente de granjas contratadas. Completa el día tomándote un baño medicinal con hierbas que crecen en el propio huerto del shukubo.

Shukubo Kaminoya Sanraku-so
108 Mitakesan, Ome, Tokio

Temple Hotel Shoden-ji, en Minato-ku

Si te apetece saborear la vida budista con un enfoque moderno en el corazón de Tokio, pasa una o dos noches en el Temple Hotel Shoden-ji. Este shukubo abrió sus puertas en 2019 en un edificio de dos plantas construido en los últimos años junto al edificio principal del Templo Shoden-ji. Situado entre las estaciones de Hamamatsucho y Tamachi de la línea Yamanote, este shukubo está excelentemente comunicado con toda la ciudad, y también con el Aeropuerto de Haneda. Las habitaciones combinan elementos tradicionales japoneses –suelos de tatami y zabuton (cojines para sentarse en el suelo)– con un diseño elegante y sutilmente moderno para crear habitaciones sencillas pero cómodas. Además de shakyo, la práctica de copiar sutras, también puedes realizar una reserva para probar tu habilidad fabricando amuletos y rosarios.
El templo cuenta con unos 400 años de historia y según la creencia está guardado por Bishamonten, uno de los siete dioses de la fortuna. Bishamonten es una importante figura del budismo, ¡así que considérate en buenas manos!

Temple Hotel Shoden-ji
1-12-12 Shiba, Minato-ku, Tokio

Templos & santuarios

Ver todo