Mis favoritos

Mi guía de Tokio

¿Ves algo interesante? Clica en el botón del corazón para añadir una pág. de este sitio a Mis favoritos

Inicio del texto principal

Updated: September 30, 2020

Para evitar la propagación del coronavirus (COVID-19), pueden producirse cambios en los horarios y fechas de apertura de establecimientos e instalaciones en Tokio. Asimismo, algunos eventos pueden ser cancelados o aplazados. Visita el sitio web oficial de los establecimientos/instalaciones o eventos para conocer las últimas actualizaciones e información.

Edo es el antiguo nombre de la ciudad de Tokio, y el periodo Edo hace referencia a un fascinante periodo de la historia japonesa, entre los siglos XVII y XIX.
Todo empezó en 1603. Después de un largo periodo de guerra civil, Tokugawa Ieyasu tomó el control de Japón y estableció el shogunato Tokugawa, que gobernaba desde la ciudad de Edo. Durante los siglos siguientes, el país vivió paz, crecimiento económico, y una explosión de arte y cultura. Una enorme cantidad de las tradiciones y formas de arte que la gente de todo el mundo asocia con Japón se consolidaron durante ese periodo.
Posteriormente, la capital de Japón se convirtió en Tokio, una ciudad que creció hasta llegar a ser la moderna megaciudad que conocemos hoy. Pero su pasado como Edo no ha desaparecido. En algunos barrios, parques y museos, todavía puedes vislumbrar esos tiempos ya pasados.

Consejos y sugerencias

  • Nihombashi es un excelente lugar para comprar artesanía tradicional.
  • Tómate algo en una casa de té en Rikugien.
  • Explora el Museo Fukagawa Edo de Koto para encontrar la recreación de un carrito de venta de fideos y una torre de vigilancia de incendios.
  • No olvides de quitarte los zapatos cuando entres en las casas del Museo arquitectónico al aire libre Edo-Tokyo.

Nihombashi

El puente Nihombashi se construyó por primera vez en 1603, el mismo año en que se estableció el shogunato Tokugawa. Este lugar tan emblemático y pionero de Edo era el punto de salida de las Cinco Carreteras – las carreteras principales que unían Edo con Kioto y otros lugares importantes del país. Hoy, corresponde al “kilómetro cero”, el punto que sirve de referencia para medir todas las distancias entre Tokio y las otras localidades.
El área alrededor del puente era el centro de la ciudad de Edo original. Era un centro del comercio donde se vendía comida, ropa, y mucho más. Incluso en el siglo XXI, el barrio conserva su identidad, mezclando imponentes grandes almacenes con minoristas independientes en callejuelas. El Nihombashi actual es una fascinante mezcla de lo viejo y lo nuevo, con santuarios retro alzándose junto a resplandeciente arquitectura contemporánea. Un simple paseo por esta zona nos evoca el pasado de Tokio.

Jardines Rikugien

Rikugien proporciona una vista diferente del periodo Edo, lejos del ajetreo del centro de la ciudad. Es un jardín paisajista que fue diseñado por un aristócrata de alto nivel en 1695. Cuenta con una colina artificial y un estanque en el centro, rodeados de una red de sinuosos senderos. Ciertas partes del parque están diseñadas para representar poemas –el nombre de “Rikugien” tiene lazos con la poesía japonesa clásica. Estos lugares, que están señalizados con un hito de piedra, son perfectos para Instagram.
Se puede decir que el jardín luce su mejor aspecto en primavera, cuando los cerezos están en plena floración, y en otoño, cuando las hojas de arce y zelkova se tiñen de rojo intenso. Durante estas estaciones, Rikugien abre sus puertas en horarios extendidos, con una iluminación que crea una impresionante vista nocturna.

Museo Fukagawa Edo de Koto

El distrito de Koto, en la zona este de Tokio, acoge un museo que recrea el pasado tal como era en la realidad. Aquí encontrarás una réplica de tamaño natural de una calle de Tokio de los últimos años del periodo Edo, por la que puedes caminar y explorar. La iluminación cambia para mostrar el paso del día, y los efectos de sonido reproducen las voces de los habitantes y los sonidos de las estaciones del año. Es una experiencia increíblemente absorbente.
En el área de descanso, puedes ver videos sobre la construcción del museo. Fue construido utilizando las mismas técnicas que se usaban siglos atrás. Todos los detalles son el resultado de una investigación minuciosa, así que no existe un modo mejor de aprender sobre la gente del periodo Edo, las viviendas donde vivían y los productos que compraban.
El precio de la entrada es muy razonable, de 400 yenes, y a menudo se encuentran voluntarios que ofrecen visitas guiadas en inglés.

Museo arquitectónico al aire libre Edo-Tokyo

El Museo arquitectónico al aire libre Edo-Tokyo, establecido en 1993 por el gobierno metropolitano de Tokio, es un museo que exhibe edificios enteros que han sido trasladados, o reconstruidos, en el interior de un espacioso parque. La arquitectura retro en exhibición incluye elegantes viviendas, granjas y tiendas. Los edificios no se limitan al periodo Edo, sino que abarcan un amplio periodo de la historia japonesa, hasta el siglo XX.
Cuenta con tres zonas: oeste, central y este. La zona oeste muestra una gran variedad de residencias. En la zona central se encuentra una oficina de atención al visitante, en el interior de un antiguo palacio. La zona este alberga numerosos edificios comerciales, incluyendo un bar, el taller de un sastre y una tienda de comestibles.
En el interior de algunos de los edificios encontrarás restaurantes o cafeterías donde podrás saborear un poco la historia, y una tienda de regalos con juguetes clásicos y otros recuerdos.