Mis favoritos

Mi guía de Tokio

¿Ves algo interesante? Clica en el botón del corazón para añadir una pág. de este sitio a Mis favoritos

Inicio del texto principal

Updated: October 11, 2019

Haz que tu primera visita a un sento sea una experiencia relajante

Japón tiene una cultura del baño que se remonta cientos de años. Dedica un poco de tiempo a sumergirte y experimentar en persona los miles de sento, o baños públicos, que todavía funcionan en la actualidad. Si sigues las normas básicas, verás que no son tan intimidantes. Lo único que necesitas son unos pocos cientos de yenes y una toalla.

Ideas y Sugerencias

  • Familiarízate con los caracteres de hombre (男) y mujer (女), para poder entrar, sin equivocarte, en la zona de baño correcta.
  • Sé educado durante el baño. No salpiques agua ni hables demasiado alto.
  • Ve al lavabo antes de entrar en la zona de baño. Normalmente hay uno en los vestidores, o antes.
  • En muchos sento no hay amenidades, así que lleva tu toalla, jabón, etc. Si se te olvidan, podrás comprarlos por poco dinero en la mayoría de las casas de baños.
  • Bebe agua para no deshidratarte.

Historia y cultura del sento

Los sento son baños públicos diseminados por las distintas vecindades en Japón. Se remontan al periodo Heian (794-1185), y el primer baño público en Edo (ahora Tokio) fue construido en 1591. Fueron ganando popularidad, y se produjo un gran boom después de la II Guerra Mundial, cuando muchos hogares no tenían bañera. En 1968 había más de dieciocho mil en todo Japón. Se diferencian de los onsen (manantiales de aguas termales) porque generalmente no usan agua de manantial natural. Mucha gente disfruta del sento como un modo de conectar con la comunidad, o por no disponer de las mínimas instalaciones para bañarse en su casa o piso.

Aunque está menos de moda que años atrás, el sento moderno cuenta con una gran variedad de detalles que enriquecen la experiencia. Murales del monte Fuji o de otros paisajes clásicos japoneses adornan las paredes. Disponen de distintos tipos de baños, como baños con corriente eléctrica, agua negra de manantial, y baños de hierbas.

Antes de ir

Lo único que realmente necesitas para ir a un sento es una pequeña toalla. Ten en cuenta que en muchas casas de baños no ofrecen ni jabón ni champú, así que trae los tuyos metidos en alguna bolsita o cesta que puedas llevar fácilmente. Quizá también te gustará llevarte una muda de ropa limpia para ponerte después del baño.

En el sento

En cuanto entres, quítate los zapatos y mételos en el zapatero. Compra tu entrada en la caja o en la máquina expendedora de entradas. Si necesitas comprar una toalla o jabón, díselo al empleado. A continuación dirígete a la entrada correcta: hombres (男) y mujeres (女) está escrito en el noren (cortina divisoria). Casi siempre es de color rojo para las mujeres y de color azul para los hombres.

Meterse en la bañera

Una vez has entrado en el vestidor adecuado, es el momento de desvestirse. Guarda la ropa en alguna taquilla libre, coge la toalla (y las amenidades, si llevas) y dirígete hacia la zona de baño. Toma un taburete bajo y un cubo y siéntate enfrente de algún grifo libre. Asegúrate de enjuagar bien el jabón antes de meterte en las bañeras comunitarias.

Entra en las distintas bañeras, pero mantén siempre tu toalla fuera del agua. Para evitar que entre en el agua, puedes dejarla en el borde de la bañera o encima de tu cabeza. Tómate el tiempo de probar todos los tipos de baños que se ofrecen.

Después de bañarte, enjuágate y, antes de entrar en el vestidor, asegúrate de secarte lo mejor que puedas con la toalla que has traído. Una vez en el vestidor, puedes usar la otra toalla que has traído para secarte completamente.

Termina el baño con una bebida fría en la zona comunitaria y disfruta al máximo de la calidez –¡La experiencia sento al completo!

Enlace de referencia

INICIO > Crónicas & Guías > La cultura del baño japonés al descubierto –Guía del Sento