Mis favoritos

Mi guía de Tokio

¿Ves algo interesante? Clica en el botón del corazón para añadir una pág. de este sitio a Mis favoritos

Inicio del texto principal

Updated: August 1, 2019

Tranquilos santuarios verdes salpican el paisaje de Tokio

Un jardín típico japonés está diseñado siguiendo la filosofía y estética japonesas, evita la ornamentación artificial y realza el paisaje natural. Tokio quizá sea una jungla desconcertante de edificios, estaciones de trenes y puentes, pero sus habitantes no han olvidado el sencillo placer de contemplar las flores. Puedes encontrar preciosos oasis de paz y tranquilidad por toda la ciudad, y ningún viaje a Tokio estará completo si no visitas alguno de sus muchos jardines.

Jardín Nacional Shinjuku Gyoen

El Jardín Nacional Shinjuku Gyoen más bien parece un parque que un jardín. Los terrenos pertenecieron a un daimio (señor feudal) antes de que se los quedara la Casa Imperial. El parque cuenta con grandes campos abiertos, un invernadero y una casa de té. El Jardín Nacional Shinjuku Gyoen es único porque mezcla un paisaje formal francés e inglés en la parte norte, y un paisaje tradicional japonés en la parte sur. El precio de la entrada al parque es de 500 yenes. El Jardín Nacional Shinjuku Gyoen es un lugar perfecto para hacer un picnic o contemplar los cerezos en flor.

Jardín Nacional Shinjuku Gyoen

Jardín Kiyosumi

El Jardín Kiyosumi es un jardín tradicional japonés diseñado para pasear. Antiguamente se utilizó para recibir a los invitados oficiales de Japón. Los dignatarios visitantes paseaban por este parque tan delicadamente diseñado mientras discutían asuntos de estado oficiales. Actualmente, el precio de la entrada para el público general es de 150 yenes. En cuanto entres al parque, te guiarán hacia un sendero que recorre la orilla de un gran estanque, y pasarás al lado de grandes piedras, pinos negros japoneses y una gran variedad de flores hasta llegar a una bellísima casa de té en la orilla.

Jardines Kiyosumi

Jardines Koishikawa Korakuen

Establecidos en 1629, los Jardines Koishikawa Korakuen son unos de los jardines más antiguos de Tokio y son famosos por su follaje otoñal. Este parque se ha conservado cuidadosamente durante siglos para preservar su estética original, inspirada en los jardines tradicionales de estilo chino del siglo XVII. El precio de la entrada al parque es de 300 yenes.

Jardines Koishikawa Korakuen

Happo-en

El jardín de Happo-en es de visita obligatoria si quieres vivir durante un día los pasatiempos tradicionales japoneses. Da un paseo por este extenso jardín antes de unirte a una clase sobre etiqueta en la ceremonia del té que se ofrece en la casa de té. Disfruta de la comida tradicional japonesa kaiseki en un restaurante con vistas al estanque. Incluso dispone de tours para pasear por el parque con comida en el restaurante incluida. Happo-en te ofrece fondos de foto espectaculares y es un favorito entre las parejas para hacerse la sesión fotográfica de su boda.

Happo-en

Jardín Este del Palacio Imperial

El Palacio Imperial solo abre al público dos días al año, pero los jardines están abiertos durante todo el año. Los jardines se encuentran en el recinto del Palacio Imperial, en pleno centro de la ciudad. Aquí se admiran algunas de las obras del paisajismo más bellas de todo Tokio. Para entrar se tiene que conseguir una ficha en el quiosco situado en la entrada, la cual se tiene que devolver al salir. Este simple sistema de admisión garantiza que no se concentre un exceso de visitantes que pueda socavar la belleza de los jardines.

INICIO > Crónicas & Guías > Encuentra la paz en un jardín japonés